Alternativas dietéticas: conoce la dieta BARF

dieta barf

En la actualidad, la nutrición se ha convertido en un asunto de vital importancia para las personas que conviven con sus animales. Para elegir una dieta adecuada, influyen varios factores, por ello cada vez más, aumentan los profesionales que quieren especializarse en diferentes programas de veterinaria encaminados a la formación dietética.

Seguramente en la consulta de veterinaria como profesional has visto el vínculo afectivo que se crea con el dueño del animal o bien en tu vida personal, si tienes perro este se habrá convertido en un miembro esencial de tu familia, lo quieres proteger y buscas la manera de agradecer su afecto.

Una de ellas es querer brindarle bocados de comida, porque en ocasiones es imposible resistirse a su cara llena de ternura mientras observan pidiendo a gritos un bocadillo, pero lo cierto, es que la mejor forma de retribuirles su amor es ofrecerles hábitos saludables para extender su calidad de vida.

Lo ideal antes de generar recomendaciones alimenticias, es dirigirse a especialistas en la materia, pero aquí brindamos información básica para tener en cuenta. Infórmate en aspectos como la raza, la edad, las necesidades energéticas según el lugar en el que vive y su anatomía. Por ejemplo, no es lo mismo alimentar a un Pitbull que a un Shih Tzu y algunos suplementos diseñados para humanos como el azúcar pueden afectar su tracto intestinal.

En la actualidad, gran parte de las personas que tienen perros, optan por la dieta BARF,
(Biologically Appropriate Raw Food) es decir, alimentos crudos biológicamente aprobados. Dicha dieta fue diseñada por el veterinario australiano Billinghurst y está basada en la dieta antigua de los perros salvajes.

A través de varias fuentes de información se puede identificar que su creación sostiene la idea de alimentar a perros y otros animales domésticos a base de huesos carnosos crudos (que posean más carne que hueso para evitar que se lastimen), frutas, vísceras, carne sin grasa y verduras, los porcentajes varían con respecto a la necesidad de cada canino.

Según los expertos la opción de nutrición BARF, incrementa la masa muscular, brinda mayor hidratación, mejora la limpieza bucal y a veces genera resistencia a parásitos internos. Además de ello, para entregar opciones de lo que debe ingerir el compañero de tus pacientes y no corra el riesgo de sufrir obesidad o desnutrición, también influye reconocer el ejercicio diario que realiza y su etapa vital, cachorro, adulto o geriátrico.

En cambio, también tiene detractores. Algunos veterinarios están en desacuerdo, convirtiendo esta determinación alimenticia en un debate, por el hecho de que diferentes estudios señalan que la comida cruda puede incluir bacterias, así que no es recomendable para algunos caninos de estómago sensible.

Porque lamentablemente, algunos animales presentan alergia a la proteína de ciertos alimentos o padecen de alguna patología previa, recordemos que tanto en personas como en animales la alimentación es la base para evitar a la larga problemas hepáticos, renales, digestivos, entre otros.

Por último, la cantidad y la elección de las fibras que se pueden recomendar como profesionales, ya sea de alimentos crudos o procesados, no tiene únicamente como objetivo cubrir las necesidades nutricionales de los perros, sino también buscar maneras de anticiparse a amenazas potenciales de cada raza para proteger la salud digestiva, que puede afectar el bienestar a nivel global de los animales.

Deja una respuesta

Abrir chat