¿Me cambio a radiología digital?

En los últimos años se está realizando la transición de la radiografía analógica a la radiografía digital en veterinaria. La radiografía digital ofrece ventajas significativas frente a la analógica, pero también supone una importante inversión económica para el veterinario, por lo que el proceso de transición está siendo más lento que en medicina humana.

Equipamiento Veterinario para Radiografía Digital

Se consideran dos tipos básicos de radiografía digital: la radiografía computarizada (CR: computed radiography) y la radiografía digital directa (DR: digital radiography). En ambos casos de utiliza un tubo de rayos X convencional y lo que cambia es la forma de registrar la imagen radiográfica.

La radiografía computarizada se denomina también radiografía digital indirecta. Los CR se basan en la utilización de chasis especiales que contienen una pantalla de cristales de fósforo fotoestimulable en lugar de una película radiográfica convencional. Al realizar la radiografía, los rayos X que emergen del paciente actúan sobre la pantalla de fósforo creando una imagen latente. El chasis se introduce entonces en un dispositivo lector, que extrae la pantalla, la escanea mediante un haz de luz láser y envía la información a un sistema informático (estación de visualización), que mostrará la imagen final en un monitor.

Los DR no requieren la utilización de chasis ni de dispositivos lectores. Se emplea una placa detectora que generalmente se encuentra fija dentro de la mesa de rayos, aunque se han diseñado también detectores portátiles. La placa está conectada (vía cable o wifi) directamente a un sistema informático (estación de visualización). Los rayos X que emergen del paciente inciden sobre la placa detectora y ésta envía la información en forma de señales eléctricas directamente a la estación de visualización, que mostrará la imagen radiográfica digital resultante en escasos segundos. Dentro de la radiografía digital directa se distinguen 2 tipos básicos de equipos:

  1. Los CCD (Charge Coupled Device: dispositivos de carga acoplada): constan de una capa de material centelleador, que transforma los rayos X en luz visible, y de un sensor similar a los que poseen las cámaras y videocámaras digitales actuales. El sensor transforma la luz en señales eléctricas y las envía al sistema informático. Esta tecnología ha sido superada por los detectores planos.

  2. Los FPD (Flat Panel Detector: detectores de panel plano). Se distinguen dos subtipos:

    2.1. Detectores de conversión directa: constan de un material fotoconductor, que convierte los fotones de rayos X en señales eléctricas, y una capa de transistores (TFTs: Thin-film transistors), que recogen las señales y las envían al sistema informático.

    2.2. Detectores de conversión indirecta: constan de una capa de material centelleador, que transforma los rayos X en luz visible, una capa de fotodiodos, que transforman la luz en señales eléctricas, y una capa de TFTs, que envían las señales al sistema informático.

    FORMATO DICOM (Digital Imaging and Communications in Medicine)

    Es el formato de imagen digital más empleado en el diagnóstico de imágenes médicas (radiografía digital, ecografía, tomografía computarizada, resonancia magnética y PET). Los archivos guardados en este formato mantienen todas las características originales de la imagen en el momento que se obtuvo, e incorporan la información demográfica del paciente, datos del equipo empleado, fecha y hora de realización del estudio, etc.

    Los equipos de radiografía digital guardan los estudios en formato DICOM, aunque permiten la exportación de las imágenes en otros formatos más universales, como el jpeg, png o bmp, aunque estos últimos no se recomiendan para el diagnóstico.

    SISTEMAS DE VISUALIZACIÓN, PROCESADO Y ALMACENAMIENTO DE LA IMAGEN

    Las imágenes radiográficas digitales se visualizan directamente en el monitor del sistema informático integrado en los CR y DR. A estos sistemas se les denomina estaciones de visualización y cuentan con programas informáticos específicos del fabricante, que incluyen herramientas básicas de posprocesado para optimizar la calidad de la imagen.

    Los monitores de diagnóstico radiológico deben tener características especiales. La resolución mínima aconsejable para diagnóstico radiológico general es de 2 megapíxel (MP), aunque en radiología humana cada vez es más habitual trabajar con monitores de 3MP para radiología general y al menos 5MP para mamografía digital. Estos monitores tienen un coste elevado, pero resultan imprescindibles para aprovechar al máximo la resolución de los equipos de radiología digital. Las imágenes también se pueden imprimir en película utilizando impresoras láser. La película impresa tiene un aspecto similar al de la radiografía convencional.

    Las herramientas de posprocesado más comunes son el zoom, desplazamiento de la imagen, modificación del nivel/ventana (equivalente a brillo y contraste), realce de bordes, inversión de la escala de grises (ayuda a apreciar ciertos detalles que pueden pasar desapercibidos en la imagen estándar) y mediciones de distancias y ángulos (especialmente útil para planear cirugías traumatológicas).

    Las estaciones de visualización tienen una capacidad de almacenamiento de imágenes limitada, por lo que se recomienda exportar periódicamente los estudios a otro ordenador, un disco duro externo o grabarlos en CD o DVD. No obstante, la mejor solución para almacenar las imágenes radiográficas digitales la proporcionan sistemas informáticos especialmente diseñados para cumplir esta función, que son los denominados PACS (Picture Archiving and Communication System). Son sistemas de archivo y tratamiento de imágenes médicas, que permiten realizar una gestión rápida y segura de todas las imágenes digitales de un paciente (radiografía digital, ecografía, tomografía computarizada y resonancia magnética). Suelen incorporar, además, numerosas herramientas de posprocesado, y garantizan la absoluta protección y seguridad de los archivos.

    Aparte de la estación de visualización que incluye el equipo, cualquier ordenador que cuente con un programa informático de visualización de imágenes DICOM (visor DICOM) nos permitirá visualizar las imágenes radiográficas digitales y emplear un mayor o menor número de herramientas de posprocesado, dependiendo de las prestaciones específicas del programa. No obstante, la capacidad de almacenamiento

    de los estudios en un ordenador convencional estará siempre limitada por la capacidad del disco duro del ordenador y se deberá prestar especial atención a la seguridad informática de los archivos (pérdida de datos, ataques de virus, etc).

  3.  

En cambio, la resolución de contraste de las imágenes radiográficas digitales es muy superior a la de las convencionales, lo que en la práctica implica que en una misma imagen se pueden visualizar adecuadamente estructuras anatómicas de densidades radiográficas muy diferentes (se pueden obtener buenas imágenes del hueso y de los tejidos blandos en un único examen). El aumento de la resolución de contraste es especialmente evidente en las imágenes del tórax. Los campos pulmonares presentan tanto detalle que, acostumbrados a la imagen convencional, podríamos cometer errores diagnósticos por sobrediagnóstico. El aumento de contraste es también muy evidente en el abdomen y permite valorar detalles finos del hueso.

La calidad de la imagen obtenida con un DR se considera potencialmente superior a la de las imágenes obtenidas con CR, aunque hoy día se están desarrollando nuevas pantallas de fósforo de alta resolución que ofrecen imágenes equiparables a las de los detectores más avanzados.

Aunque en radiografía digital raramente se obtienen imágenes significativamente sub- o sobreexpuestas, cuando esto ocurre el efecto en la imagen es diferente al de la radiografía analógica. Cuando una imagen radiográfica digital está subexpuesta adquiere un aspecto “granular” porque algunos píxeles de la imagen no representan información y eso crea un punteado oscuro. Cuando una imagen radiográfica digital está sobreexpuesta aparecerán áreas negras (sin imagen de las estructuras anatómicas aunque cambiemos el nivel/ventana) coincidiendo con las zonas anatómicas de menor densidad radiográfica. Esto puede simular patologías como neumotórax, enfisema, osteolisis en el hueso, etc.

Ventajas y desventajas de la Digitalización

Las ventajas principales de la radiografía digital son:

  • Aumento significativo de la resolución de contraste.

  • Capacidad de mejorar las imágenes con herramientas de posprocesado.

  • Ahorro de espacio: se elimina la necesidad de contar con un espacio

    acondicionado para el cuarto oscuro, ya que este deja de ser necesario, y para

    almacenar las películas radiográficas de los pacientes.

  • Ahorro económico: no se necesitan películas radiográficas, ni cubetas o

    reveladora automática, ni líquidos de revelado (que además son contaminantes

    y deben ser recogidos por empresas especializadas).

  • Rapidez del estudio: en los sistemas CR el escaneo del chasis suele realizarse

    en menos de un minuto, mientras que en los DR la imagen radiográfica

    aparece en el monitor segundos después de realizar el disparo de rayos X.

  • Reduce la necesidad de repetir estudios: el mayor rango dinámico de la radiografía digital frente a la convencional permite trabajar con intervalos de valores de exposición más amplios para obtener imágenes con calidad diagnóstica. Con un CR o un DR es difícil obtener imágenes significativamente sobre- o subexpuestas, por lo que raramente resulta necesario repetir una radiografía por este motivo. Recordemos, no obstante, que una radiografía mal colimada, mal posicionada o mal centrada es siempre una “mala” radiografía, ya sea analógica o digital.

  • Posibilidad de enviar los estudios de forma inmediata vía red o correo

    electrónico a otros veterinarios o a servicios de diagnóstico (teleradiología).

  • Algunos equipos DR permiten reducir la dosis de exposición de forma significativa. Este es un factor que se tiene especialmente en cuenta al desarrollar nuevos equipos en medicina humana, donde es un objetivo prioritario minimizar la dosis de radiación recibida por los pacientes. No obstante, los CR de última generación que se están introduciendo ahora en radiología humana también permiten reducir de forma significativa la

    exposición.
    Las desventajas fundamentales de la radiografía digital son:

• La inversión económica inicial: aunque a la larga los sistemas de radiografía digital permiten ahorrar costes en película, líquidos, etc, la inversión inicial sigue siendo elevada.

• Coste de mantenimiento: este tipo de equipos requiere un servicio de mantenimiento específico, que se firma con el fabricante del equipo. Estos contratos pueden resultar caros, pero son imprescindibles una vez finalizado el periodo de garantía.

• Seguridad de las imágenes: la imagen radiográfica digital se convierte en un archivo que almacenamos en el disco duro del ordenador. Es fundamental realizar copias de seguridad para evitar la pérdida de datos. El sistema más seguro de archivo y gestión de las imágenes es un PACS.

• Utilizando algunas herramientas de posprocesado de forma inadecuada podemos perder información diagnóstica. Por ejemplo, una aplicación excesiva de la herramienta de realce de bordes proporciona un aspecto “seudotridimensional” a la imagen que puede parecer atractiva a primera vista, pero también puede enmascarar información diagnóstica importante o crear artefactos, como la aparición de un halo radiolúcido alrededor de los implantes óseos que podemos confundir con un signo de movilidad o rechazo del material de osteosíntesis.

• Algunos CR requieren incrementar la dosis de exposición (hasta un 20%). No obstante, este incremento en la dosis por disparo se compensa en gran medida por la reducción significativa de repeticiones por exposición incorrecta.

Deja una respuesta

Abrir chat